20/mar/2015
Publicidad digital estridente o invasiva. Los medios en internet han tenido hasta ahora cierta impunidad para mostrarse colmados de banners de publicidad invasiva en sus portadas. Una práctica que se mantiene por costumbre o laxitud en portales de algunas ciudades del interior, como Campana.

Constantemente las "nuevas tecnologías" dejan paso a otras más nuevas; especialmente en el ámbito de internet: las páginas web, los portales de noticias, las redes sociales y las más recientes aplicaciones para móviles, están en constante movimiento evolutivo; un dinamismo que deja atrás en ocasiones incluso a los más avezados, que gustan de mantenerse a la vanguardia. Lo cierto es que mantenerse en la cresta de la ola del ecosistema de internet implica un constante esfuerzo no solo intelectual, sino práctico; que en el mejor de los casos puede facilitarse mediante una inversión, pero en la mayoría implica dedicarse uno mismo o su equipo al juego de la prueba y error, con riesgo de pérdidas de tiempo, aciertos y desaciertos, para mantenerse dentro de una carrera de innovación constante.

Sólo el mantenerse informado acerca de las nuevas aplicaciones que van surgiendo, productos y servicios, implica tener voluntad y tiempo para lectura y estudio de la información; una inversión personal que eventualmente puede redituar en soluciones ante las necesidades del negocio, o simplemente para no quedar en el anden de las últimas tecnologías. Un "trabajo" que no paga ´per se´, porque la innovación una vez implementada no paga por si misma, sino únicamente cuando es aceptada y masificada por el hecho de haber sido adoptada por el consumidor, o el mercado.

En ese contexto, muchas veces se implementan soluciones que a muy poco de haber sido adoptadas se revelan como errores, aunque no siempre (los errores) son evidentes para el consumidor, ya que éste va adoptando inclusive el error como lugar común, cual animal de costumbre. Así es que algunos portales de noticias hiper-locales, en el trajín de solucionar cuestiones de las que probablemente no se tenía la esencia ni el concepto (como el caso de la publicidad online), adoptaron en su momento la modalidad lineal de colocar y atestar con banners de publicidad el inicio o "home", donde en realidad deberían mostrarse los titulares de las noticias. Así también es que el consumidor ha aceptado ser literalmente invadido por decenas -o en ocasiones más de medio centenar- de estresantes banners, a modo de seudo spots publicitarios mudos de sonido pero visualmente estridentes, que buscan llamar la atención del visitante en una especie de danza repetitiva, lo que resulta por cierto comprobadamente inútil al fin último de la publicidad.

Analizando el contexto del banner estridente

Los banners de loop (movimiento interminable), son exponentes dignos de unas décadas atrás, época en la que aún no se habían definido los conceptos de la publicidad en Internet a modo de un servicio eficiente; época en la que no podían aprovecharse los sistemas de administración de publicidades web, que hoy por cierto administran y sirven cada minuto millones de piezas publicitarias en miles de sitios webs, blogs, portales de noticias o inclusive en el mismo gigante de las búsquedas; época en la que el fuerte de la publicidad en imagen se asociaba directamente a spots de televisión, por lo que se intentaba adaptar la publicidad de los medios tradicionales al entonces incipiente "medio" que representaba Internet (tema que fue tratado en artículo anterior).

Así las cosas, este artículo no trata de despotricar en contra de la publicidad digital, muy por el contrario, tiene la intención de favorecer la efectividad de la misma adoptando las buenas prácticas. Se trata aquí de incentivar a aggiornarse, a quienes aún no han considerado hacerlo. Es dable observar que tal vez no hayan actualizado sus métodos de publicidad porque éstos siguen siendo para ellos un modelo "efectivo", porque creen equivocadamente que siendo redituable para su propio negocio es acertado explotarlo como tal, evidentemente sin pensar en cuán efectivo resulta para la otra parte: el verdadero depositario del beneficio de la publicidad, es decir el ´cliente anunciante´, quien en la mayoría de los casos resulta ser el loable soporte económico del medio digital. Evidentemente existe en ese caso una contradicción, un conflicto de intereses oculto detrás de las apariencias.

Esto trae a colación un tema controvertido; los "adblockers": son visitantes que instalan en sus navegadores aplicaciones para el bloqueo de todo tipo de banners de publicidad, consumiendo la información y servicios de los portales que visitan, sin prestar siquiera la retribución de ´mostrar´ la publicidad dispuesta, atentando entonces directamente -con ese acto- contra el único soporte económico de los portales. Es dable observar también que ésta práctica de bloqueo de banners tal vez esté justificada para los usuarios adblockers debido al tema que nos convoca: el exceso de algunos portales en la explotación errónea y abusiva del recurso publicitario, invadiendo al visitante. De todos modos, tanto la sobrecarga de banners, como el bloqueo de los mismos, son extremos que terminan destruyendo importantes recursos.

Para dejar en claro entonces, todo visitante asiduo a un portal de noticias tiene la intención de consumir información, por lo tanto el inicio, portada, o "home" de un portal de noticias, al igual que sucede con la tapa de papel de un diario, debería contener un resumen de las últimas noticias, sin demasiadas distracciones. Debería ser una prioridad prestarle al visitante o lector, una experiencia relajante, y efectiva en cuanto a la información.

Una técnica efectiva para esto es considerar la usabilidad, que a modo resumido es dar previsibilidad en la estructura de la web. Es así que la mayoría de los portales delimitan una parte, generalmente a la derecha, donde disponer un tipo de información menos actual, o más orgánica, salpicada con banners de publicidad, práctica que resulta convencional, y ha sido adoptada por la mayoría de los medios digitales o portales de noticias, en todo el mundo. Luego, a la izquierda, en un espacio mayor se disponen la mayoría de los titulares del momento. También pueden encontrarse uno o dos banners insertados entre los titulares como rellenando espacios, cosa que resulta aceptable siempre que no se llegue a la exageración.

El lector se preguntará acerca del objetivo de este artículo, pues bien, se busca resaltar lo positivo que resultaría para todos el hecho de respetar al lector evitando invadir su visual con banners estridentes, de prestar un mejor servicio al anunciante adaptando los banners a las buenas prácticas o servicios de vanguardia y por otro lado eliminar de a poco los vicios o viejas prácticas de atestar los portales con banners en movimiento. Lo cierto es que no se puede ir directamente en contra de una práctica laxamente "aceptada" por el consumidor o visitante; pero en cambio se pueden mostrar estas evidencias al anunciante, quien de hecho paga por el servicio, para que comprenda el inconveniente de colocar la publicidad de su propia empresa o negocio en la portada de un medio donde se han literalmente ´amontonado´ más de 50 banners -invasivos y en constante movimiento-. Deberá entender el anunciante que dicha práctica es incorrecta, obsoleta, atrasa en el tiempo, y es además comprobadamente ineficiente. El lector podría decir que la solución es simple: debe comunicarse este asunto directamente al anunciante. Pero, paradójicamente, esto no resulta viable dado que en ocasiones al anunciante -o a las agencias involucradas- no les interesa este tipo de cuestiones, y prefieren ser engañados o mantenerse al margen en lugar de perder un minuto de su tiempo para entender; tal vez porque luego tendrán que tomar decisiones sobre estos temas y exigirle mejores servicios a los portales. Pero todos sabemos que la eficiencia no viene naturalmente, sino que es el resultado de involucrarse en el proceso de toma de decisiones, no sin antes ´tomar´ todo tipo de información circulante. Pues he aquí la información, estimado anunciante, agencias, ahora la pelota está en vuestras manos.

Sistemas hiper-locales, para la distribución de banners

El sistema AdWayet permite la distribución de banners estáticos, que se muestran en bloques que incluyen varios anuncios, lo que favorece la previsión de contexto al visitante. Cada banner de AdWayet tiene toda la información a la vista, sin movimientos, de modo que el observador no requiere perder ni un segundo de su tiempo para obtener los datos o hacer click en el anuncio que resulte de su interés. Por otra parte, se trata de un sistema de distribución de banners que cobra al anunciante por exposición -es decir únicamente por publicidad que ha sido mostrada-, reduciendo de ese modo la presión sobre el visitante, lo que resulta más eficiente, y mejora indudablemente la experiencia del usuario, economiza las campañas publicitarias, y provee a los portales mayor variedad de anuncios, y una mayor cantidad de anunciantes. Este sistema como red de publicidad fue adoptado actualmente por tres portales de información y noticias de Campana, y sirve actualmente -cada mes- más de un millón y medio de exposiciones, para más de 60 asiduos anunciantes, en franco crecimiento.

Mario Trila
AdWayet.com
MatrixWay internet hiperlocal.